Cultura y ActualidadMás Leídos

 

Recuerdo que varias veces mas de alguien me ha dicho que el tema de celebrar el nacimiento de Cristo en Navidad es algo que no deberíamos de hacer porque es “pagano” y la Biblia no lo enseña.  Lo curioso del asunto, es que 9 de cada 9 de estas personas están muy emocionadas en esta época del año porque es cuando sus parejas y amigos les dan regalos, cenas y cartas de amor/amistad celebrando el día de San Valentín.

¡Es obvio! esto no tiene un transfondo pagano y claramente lo enseña la biblia. 🙂

Pero fuera de sarcasmos, aprendamos un poco de quién era San Valentín.

¿Quién fue San Valentín?

Existen varias versiones. La tradición y las leyendas son muchas respecto a este pequeño gran mártir de la Iglesia. La verdad es que no sabemos mucho sobre la vida de San Valentín. Lo que sí sabemos es que alrededor del año 277 D.C  Valentín, un sacerdote en los días del emperador Claudio II, fue ejecutado. El día preciso es bien reconocido como el 14 de febrero.

Claudio, apodado “El Gótico”, era conocido por  la crueldad  de sus campañas sangrientas. Claudio, no fue capaz de atraer a muchos soldados romanos a su causa. Valentín, como buen cristiano, creía fuertemente en la importancia del matrimonio y la familia. Debido a esto, los soldados preferían estar tiempo con sus familias y esposas que atender la causa sangrienta y violenta de Claudio.

Como resultado, Claudio desterró matrimonios y compromisos en Roma. Valentín creyó que esto era una gran injusticia y continuó realizando matrimonios a pesar de haber sido prohibidos por Claudio, para así poder reclutar más soldados para sus sangrientas cruzadas.

SU PROPÓSITO

Valentín fue fiel al Cristo al que predicó y sirvió. Otra razón por la que Claudio odiaba a Valentín, fue su compromiso de ayudar a los cristianos perseguidos, especialmente perseguidos por Claudio debido a su visión del matrimonio y la familia.

Esto provocó que Claudio arrestara a Valentín y fuera enviado por el emperador a los oficiales Romanos quienes lo presionaron para renunciar a su fe.

Al no renunciar a su fe y estar firme en sus convicciones, los oficiales romanos ordenaron que fuera golpeado con garrotes y luego decapitado.

Mientras esperaba su ejecución, el recibió muchas notas de las parejas que le habían conocido y a las que él había influenciado por su fe en Cristo y por ende, su amor y respeto por el matrimonio y el amor cristiano. Las notas que recibió estaban llenas de palabras que exaltaban el amor sobre la guerra y a Cristo como centro de las mismas. Luego Valentín fue ejecutado en un 14 de febrero.

En este día, deberíamos de recordar y celebrar a Valentín y a muchos mártires que han pagado el precio para abrir sendas para nosotros muchos años después. Ellos murieron por amor a la verdad y a Cristo, ese Cristo que dio su vida por una novia. Una novia malagradecida e infiel, la Iglesia, para que ella pudiera vivir santificada y amada para toda la eternidad.

MEDITEMOS

Lo irónico de la historia, es que sucedió lo mismo que con la Navidad. Más o menos en el año 470 se instituyó una fiesta en memoria de Valentín. Esto con la idea de poder remplazar fiestas paganas dedicadas al “amor y fertilidad” vista desde un punto de vista no cristiano.

Hoy en día, vemos que el “día del amor y la amistad” tiene de todo, menos a Cristo en el centro y la disposición de su novia de morir por la verdad y por su amor a él.

La iglesia se avergüenza y calla ante mentiras relacionadas con lo que la palabra de este Cristo dice respecto a lo que verdaderamente es el amor, la amistad y la sexualidad. ¿Por qué? porque tenemos miedo a perder nuestra vida. Una vida que en algunos casos es literal. Y en otros casos es una vida social o popular la que no queremos perder y por ende, callamos.

Que la vida de los mártires nos muestren la importancia de celebrar meditando en el amor de Cristo. Aquel quien murió y fue humillado por nosotros, su novia malagradecida e infiel.

¡LIBRO GRATIS!
I agree to have my personal information transfered to MailChimp ( more information )
Ingresa tu correo electrónico y recibirás un correo con el ebook
Tu correo no se usará para otra cosa que no sea lo que te prometimos. No se venderá tu información a nadie

Commentarios

commentarios