Caminar CristianoCultura y ActualidadMás Leídos

Después de un buen tiempo, he tenido el deseo de escribir respecto a lo que hoy, 31 de Octubre, muchos celebran, otros recuerdan y algunos aprenden.

Para muchos es un día obscuro, pues (tristemente) creen que hoy es el día en donde la maldad es más evidente en el mundo. Piensa que los fantasmas, las brujas y los demonios realmente andan ahí afuera (hoy en especial). La respuesta a esto es obvia, no salgamos, no abramos la puerta. Encerremonos y pongamos algún letrero en la puerta para que nos proteja de los niños pidiendo dulces disfrazados de batman, princesas y fantasmas.

Para otros, es un tiempo para recordar y celebrar. El tema de la Reforma Protestante ha sido un tema tan olvidado durante los últimos años, que probablemente éste es el único día en donde tratamos de recordar, entender y celebrar un evento cataclísmico en la historia de la iglesia.

Debo de confesar que, me ha sorprendido la diferencia entre otros años y éste 2017. En otros años eran pocas las personas, no digamos las iglesias que tomaban un tiempo para meditar o recordar la Reforma. Sin embargo, en este año, ha sido un tema bastante famoso. Han habido eventos de toda índole para recordarla. Conciertos, Seminarios, Congresos, Puestas en Escena de lo que sucedió en Wittemberg, Alemania en el 1517.

EL ETERNO PROBLEMA

En toda la historia de la iglesia, vemos cómo consciente o inconscientemente siempre tendemos a minimizar lo que realmente importa. Nos enfocamos en las cuestiones que no tienen nada que ver con la misión que Dios nos encomendó, como sus hijos en este mundo.

Un Israel que se preocupaba más por las comodidades del pasado, estando en esclavitud, que en la provisión de Dios en medio del desierto. Un rey que se quiere aferrar a su posición antes de obedecer a Dios. Un profeta que prefería desobedecer a Dios antes de llevar la palabra de Dios a un pueblo perdido. Personas que olvidaron cuál era la esperanza que enseñaba la Torá.

Unos maestros de la ley tratando de hacer que el Mesías, el cual traería la promesa de salvación que esperaban y el cual habían estudiado por años, fuera destruído. Unos discípulos, que a pesar de vivir con el Mesías, estaban peleando por saber ¿Quién es el mayor? Personas que olvidaron quién era Jesús y cuál era su mensaje.

Una iglesia que estaba dividida por preferencias a ciertos maestros. Una iglesia que se enfocaba más en lo sobrenatural de los dones del Espíritu que en amar a su prójimo. Una iglesia que se estaba perdiendo en enseñanzas atractivas y modernas, mientras olvidaban el mensaje esencial de toda la Biblia.

Una iglesia que confundió el poder como señal de bendición. Una iglesia que se corrompió al tener el poder político, económico y religioso. Una iglesia que persiguió a quienes quisieron regresar al mensaje esencial de toda la Biblia.

Una iglesia que se enfoca más en lo pragmático, números, sistemas, estrategias, eventos, programas, etc. Cosas que no necesariamente son malas, pero que no son centrales a lo que debemos de ser y hacer como iglesia.  Es como si Jesús mismo estuviera hablando de nuevo a sus discípulos sobre la parábola del sembrador en Marcos 4.

18 Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen la palabra de Dios, 19 pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones de esta vida, el atractivo de la riqueza y el deseo por otras cosas, así que no se produce ningún fruto.

HOY

El día de hoy, muchos cristianos, llenos de superstición más que de convicción bíblica, viven con miedo o a la defensiva. Halloween ha llegado a ser algo tan prioritario en su vida que necesitamos hacer eventos y programas para “combatir las tinieblas”.  ¿Acaso no hemos entendido lo que Cristo logró en la cruz? ¿Será que el mayor mandamiento y la gran comisión han pasado a un segundo plano porque “necesitamos hacer guerra”? ¿Acaso no tenemos otra “estrategia” (ya que nos gustan tanto) para ser misionales y mostrar a Cristo en un día, que en primer lugar, no debería de darle tanta importancia a una fiesta cultural?

¡Es que es una fiesta pagana! Claro, como casi todo lo que conocemos el día de hoy. Todo tiene un origen pagano, hasta el internet que usted está usando para leer este artículo. Los nombres de los días de la semana, el origen de la celebración de cumpleaños, soplar las velas. ¡Hasta la palabra “Evangelio” tiene un origen pagano! Era una palabra usada por los ejércitos para declarar que habían conquistado una tierra a través de la guerra. Ellos llevaban “las buenas noticias” a sus reyes, de que la batalla había sido ganada.

Se nos olvida que en la cruz, por los méritos de Cristo, hemos ya obtenido esa victoria sobre la muerte, nuestro peor enemigo. ¿Quién podrá entonces amedrentarnos? ¿Quién podrá entonces separarnos del amor de Dios? ¿Un niño vestido de fantasma? La hermosura del evangelio es que redime absolutamente todo lo que ahora le pertenece a Cristo.

Con esto no estoy haciendo una apología para que usted celebre o no halloween. Estoy haciendo una reflexión de las cosas que realmente importan y las que debemos enseñarle a nuestros hijos como cristianos.

¿Y LA REFORMA?

Si, también hoy se celebran los 500 años de la Reforma Protestante. El problema, de nuevo (especialmente este año) hacemos un sin número de actividades en nuestras iglesias con el enfoque incorrecto.  O hacemos un evento para recordar la reforma para que sea una “opción sana” para quienes quieren “celebrar halloween” o lo hacemos simple y sencillamente por tradición.

Leí a alguien en redes sociales que agradecia a Dios porque él en su soberanía había permitido que la reforma se diera en el mismo día que Halloween, para así, poder contrarrestar los poderes del enemigo y no dejarle ganar en este día.  Es por esto que ella alababa a Dios por poder tener eventos para recordar la reforma.

Al final podemos hacer eventos y tratar de concientizar a la gente sobre el mensaje central de la reforma que son las 5 solas. Las podemos aprender de memoria, las podemos poner en nuestro facebook y hasta en la puerta de nuestra casa. Pero irónicamente seguimos haciendo y normando cosas que están fuera de lo que la palabra de Dios enseña.

  • Creemos que Dios nos ama por lo que nosotros podemos hacer por él
  • Creemos que yo puedo agradar a Dios a través de mi buen comportamiento
  • Creemos que Dios nos creó con el propósito de cumplir nuestros sueños
  • Creemos que el propósito de la iglesia es llevar un mensaje positivo y moralmente correcto al mundo
  • Creemos que esta vida se trata de llegar a vivirla al máximo de la mano de Dios quien nos da todo lo que pedimos
  • Creemos que hacer discípulos es hacer un programa y dar un diploma al final
  • Creemos que hacer discípulos es una competencia para ver quién tiene más gente en su grupo en casa
  • Creemos que el canon de la Biblia no ha sido cerrado por lo que puede haber más y nueva revelación
  • Creemos que alguien puede declararse a sí mismo apóstol y profeta, oficios que ya cumplieron su función.
  • Creemos que el evangelio es la “puerta de entrada” al cristianismo y luego debemos de hablar de temas realmente relevantes
  • Creemos que el evangelio es para “el perdido” nada más
  • Creemos que el Espíritu Santo está presente únicamente cuando las canciones que cantamos me gustaron
  • Creemos que el Espíritu Santo no está en una congregación en donde no hay “manifestaciones de él mismo”
  • Creemos que el púlpito es una herramienta para llevar mensajes de positivismo, buena vibra y moralismo.
  • Creemos que Dios es nuestro salvador, porque nos evita ir al infierno, nada más.
  • Creemos que Dios es nuestro salvador, pero no nuestro Señor
  • Creemos que el don de profecía se trata de adivinar el futuro
  • Creemos que el don de apostolado se trata de tener el máximo título al que un cristiano puede aspirar
  • Creemos que a los pies de la cruz la tierra NO es plana. Hay jerarquías de personas a quien Dios oye y usa más que a otros
  • Creemos que podemos vivir nuestra mejor vida hoy, de este lado de la eternidad, en un mundo corrompido.

Podría seguir… pero el punto que quiero hacer es que podamos reflexionar en lo que realmente es importante hoy, 31 de Octubre, y el resto de nuestra vida. Cada momento, cada día, cada segundo.

¿QUÉ HACEMOS?

¿Celebro Halloween o voy a la iglesia a Recordar la Reforma? ¿Me quedo en la casa? ¿Me encierro? Sea lo que sea que tu conciencia (centrada en el Evangelio) te permita hacer, hagámoslo por las razones correctas(1 Cor. 10.31) y no por costumbre, tradición, o porque “hay que hacerlas” para combatir “otras”.

Nuestras vidas a menudo (como lo muestra la historia) están tan llenas de “las preocupaciones de esta vida” (Mar. 4.19) que no consideramos las prioridades celestiales dadas a nosotros en la escritura y cómo estas deberían de reflejarse en nuestra vida acá en la tierra.  Cuando Jesús nos enseña a orar, el nos enseña a orar “Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo”.  El cielo, lo que ahí sucede y los tesoros que ahí tenemos (Lc. 12.32-34; Rom. 2.4; Ef. 2.7), es el parámetro para entender cómo vivir una vida cristiana. No sólo en Halloween o el día de la Reforma, sino toda nuestra vida. ¡Todo apunta al Evangelio!

Este evangelio, es el mensaje central de la biblia, de pasta a pasta, el que debemos de compartir, el que debemos de vivir, el que debemos de recordar y poner por encima de cualquier otra. Recordemos el mensaje de Efesios 2.

“Antes, nosotros estábamos muertos a causa de nuestra desobediencia y muchos pecados…vivíamos en pecado, obedeciendo al diablo, siguiendo los anhelos más profundos de nuestro corazón (ojo con esto)  y éramos objeto de la ira de Dios, porque él no tolera al pecado (ni al pecador).  PERO DIOS, que es tan rico en misericordia, nos amó y a pesar de que estabamos muertos, nos dío vida cuando levantó a Cristo de los muertos”

Esto es solo por gracia, a través de la fe únicamente en Cristo, como lo enseñan las escrituras, para la gloria de Dios

Toma a tu familia, todos los días, medita en esta hermosa verdad. Recuerdala y aplícala a tu vida. ¿Cómo? leyendo la palabra. Mostrándole a tu familia amor sacrificial, gracia, misericordia, servicio. Pidiendo y otorgando perdón sin pedir nada acambio y recordándoles que eso es posible porque creemos en Cristo. Eso es lo que Cristo hizo por nosotros y lo que nos mandó a hacer con otros. Familia, amigos, conocidos, vecinos (cuando te pidan dulces), hasta a los enemigos.

Si realmente queremos entender cuál fue el propósito de la reforma, más allá de “batallar en contra del enemigo en este día”.  Permitamos que la Sola Scritpura permee nuestros corazones y entendamos la verdad del evangelio, que nos haga meditar en las cosas del cielo (riquezas espirituales que tenemos en Cristo) y no en cosas de esta tierra, a la que por el evangelio hemos muerto.

Colosenses 3Nueva Traducción Viviente (NTV)

Vida nueva con Cristo

Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 

Termino compartiendo con ustedes una foto de un tweet que me compartió mi primo ayer en la noche. Me dejó meditando y agradeciendo a Dios porque la verdad de su palabra ha cambiado corazones. Corazones que muchas veces asumiríamos (o al menos yo) que podrían estar lejos de la verdad de la palabra de Dios.

Los invito a que investiguen quién es Costi Hinn y el porqué de su tweet. ¡Bendiciones! #SoliDeoGloria

¡LIBRO GRATIS!
Ingresa tu correo electrónico y recibirás un correo con el ebook
Tu correo no se usará para otra cosa que no sea lo que te prometimos. No se venderá tu información a nadie

Commentarios

commentarios