Cultura y ActualidadMás Leídos

Durante las últimas semanas se ha intensificado la discusión sobre el tema del aborto en Guatemala. Si bien es un tema que ya lleva años tomando un lugar en el lenguaje político, social y religioso de nuestro país. Fue hace unas semanas que tomó más fuerza con el tema del Barco propiedad de una ONG Holandesa que vino a Guatemala con la intención de realizar abortos, los cuales, según ellos,  al estar en aguas internacionales, no podrían ser ilegales (ya que en Guatemala el aborto está penado por la ley). Este caso fue como la gasolina que encendió a varios sectores del país para pronunciarse respecto al tema.

Hay muchísimas formas de poder abordar este tema, sin embargo, mi propósito al escribir este artículo es poder abordarlo desde una perspectiva que me preocupa muchísimo.  Cuando hablamos de temas como el aborto, en la mayoría siempre habrá quienes estén a favor y quienes estén en contra. Esa es una verdad inamovible. Nunca llegaremos a estar todos del mismo lado y compartiendo la misma opinión. Sin embargo, lo que me preocupa, entristece, enoja, frustra y (debo de confesar) me hace pecar a veces por enojarme tanto; es el hecho de que personas que afirman creer en la cosmovisión cristiana estén a favor del aborto teniendo como argumento los pensamientos más vacíos, desinformados y en contra de la misma cosmovisión que dicen sostener, creer y vivir.

Por esta razón, es que este escrito está intencionalmente dirigido a postular algunos contra-argumentos en relación a los argumentos más comunes que he escuchado y leído a favor del aborto. Estos contra-argumentos van dirigidos especialmente a  personas quienes dicen ser cristianos y lo apoyan por diferentes razones.  No es mi propósito argumentar desde una perspectiva política, filosófica y/o social, sino desde una perspectiva teológica. La perspectiva teológica para alguien que dice ser cristiano, debería de ser el fundamento sobre el cual las otras perspectivas descansan, y es por eso que después de presentar algunas estadísticas y números de interés, argumentaré desde este punto de vista.

LA REALIDAD

Aunque no tenemos datos exactos en todas las áreas de investigación (como en la mayoría de temas) sobre Guatemala, podemos obtener información general que nos puede dar un panorama en donde poder situarnos al hablar de abortos en regiones como nuestro país. Según el Guttmatcher Institute (El Instituto de Investigación y Estadística de Abortistas). En países en desarrollo, existen 37 abortos de cada 1000 embarazos. Esto es contrario a los países desarrollados en donde existen 27 de cada 1000 embarazos. Es interesante notar que el número de abortos ha disminuido en regiones desarrolladas, en donde pasó de un 47 (1990 – 1994) de cada 1000 mujeres (el número de abortos pasó a ser de aproximadamente 12 millones anuales a 7 millones).  Sin embargo en las regiones en desarrollo el número de abortos se ha incrementado de unos 39 millones a 50 millones anuales en la última década. De todos los embarazos registrados al rededor del mundo, los 25% terminaron en un aborto, sean espontáneos por razones biológicas (los cuales son muy comunes), voluntarios, forzados o terapéuticos. En la región de Centro-Sud América y el Caribe, el indice de aborto es del 33 a 47 por cada 1000 embarazos, en donde se realizan unos 6.5 millones de abortos al año. Esto hace  mucho sentido ya que la mayoría de países en estas regiones está en vías de desarrollo.

A nivel mundial, el índice de aborto en mujeres casadas fue:  36  de cada 1000 embarazos. Mientras que en mujeres solteras fue del 25 por cada 1000. Esto sólo varió en Norte América y África en donde la mayoría de abortos sucedieron con mujeres solteras.  Y en regiones desarrolladas, el índice de aborto disminuyó en el contexto de mujeres casadas.  El 27% (15 millones) de abortos ocurrieron con mujeres solteras a nivel mundial, las cuales al ser mucho más jóvenes que las casadas (en su mayoría) tienen menos oportunidades de encontrar medidas de ayuda y seguimiento médico.

El aborto es algo real, no es algo que se pueda negar ni mucho menos esconder. No creo que nadie en sus cinco sentidos trate de negar el problema que es obvio a todas luces. La pregunta es ¿debemos legalizarlo entonces? Acá los más comunes argumentos:

LOS ARGUMENTOS

1. ¿DONDE INICIA LA VIDA?

El primer argumento y tal vez el más común entre personas que apoyan el aborto es:  “No es un bebé hasta las x semanas”. Este argumento no sólo está desmentido teológicamente (Jeremías 1:5; Salmo 139:13-16) sino también en varios artículos de investigación científica (La vida inicia en la concepción – La vida en la fertilización).

Dejando el punto de vista teológico para más adelante, desde el punto de vista médico, preguntemos a cualquier persona seria en la materia ¿que ha pasado a las 8 semanas de embarazo? A partir las 8 semanas ya responden al sonido, ya sueñan, y se ha comprobado que incluso ya huyen del dolor.  Cuando el Doctor necesita sacar sangre para exámenes se puede ver en el ultrasonido como se hacen a un lado tratando de evitar que los pinchen porque ya pueden sentir dolor. Todos los órganos mayores ya están funcionando. Su corazón, su sistema nervioso y ya pueden mover sus extremidades. Ya hay huellas,  riñones, corazón. Y más adelante, a las 21 semanas y  con ayuda,  un bebe puede sobrevivir fuera del vientre de la madre. Pero estos datos científicos, médicos y biológicos al final no son relevantes para muchas organizaciones que sólo tienen como objetivo legalizar el aborto a base de argumentos falsos y sin fundamento para poder comercializar y vender las partes de bebés para “investigación”. En Guatemala, se escuchan este tipo de argumentos de la boca de personas en el Legistlativo como la diputada Sandra Morán, quien el  de enero en una entrevista de radio afirmó que si se aborta antes de las 12 semanas, “no estás matando nada”.  En este link puedes escuchar la entrevista.

Lo más irónico de estos comentarios,  es que ni siquiera quienes están  dirigiendo movimientos pro-aborto están de acuerdo. Un ejemplo claro de esto es lo expuesto por parte de una de las mayores representantes del movimiento pro-aborto en el mundo Mary Elizabeth Williams, quien escribió en un famoso artículo llamado “So what if abortion ends life” (¿Y qué si el aborto termina una vida?) lo siguiente:

“Científicamente se que la vida inicia en la concepción y no tengo la menor duda de que es una vida humana la que esta en el vientre. Pero eso no me ha detenido para apoyar y promover el aborto”… “Todas las vidas NO SON IGUALES. Los bebes en el vientre son humanos pero no tienen los mismos derechos que la mujer que los lleva en su vientre. Ella es la que manda y su vida y lo que esta bien para ella, bajo sus circunstancias y su salud deberían automáticamente eliminar los derechos del bebe no-autónomo dentro de ella.  SIEMPRE.”

Pero, ¿quién decide quién tiene más derechos? ¿Quién es el que norma qué persona vale más? esto es simple y sencillamente a conveniencia. Si se habla del aborto como un derecho humano y esta …. señora está diciendo que son humanos ¿quién va a hablar por el que no puede hablar? ¿quién va a pelear por quien no puede pelear? (Prov. 31.8)

Esto no es más que una excusa barata para el mayor y más grande problema de toda la humanidad desde el inicio de la misma: La exaltación del “yo”. Teológicamente entendemos que el corazón del pecado y la caída de toda la raza humana en Génesis 3 fue debido a este mismo problema.  Obviamente esto es algo que dentro de la cosmovisión cristiana, no puede existir. (Fil. 2:1-5) este mensaje es absolutamente contrario al mensaje que se predica y cree en la cosmovisión cristiana sobre el morir a nosotros mismos para que Cristo crezca en nosotros (Rom. 6.6; 8:28-29; Jn. 3.30; 2 Cor. 5.17; Gal. 2.20; Col. 2.20) Es por estas razones que al final, se convierte en un problema de evangelio y cosmovisión, no de mera política, sociedad o filosofía. Como cristianos creemos en valores morales absolutos (la Biblia) y eso debe de ser nuestra base para poder argumentar y sostener diálogos que muestren cómo, donde y porqué creemos en el valor de la vida humana.

2. LEGALIZAR EL ABORTO REDUCE EL RIESGO DE MUERTE A LAS MADRES EN EXTREMA POBREZA

Muchos al leer la información presentada al inicio de este artículo, llegan rápidamente a la conclusión que el legalizar el aborto es una necesidad. Esto, debido a que el garantizar acceso a mejores tratamientos, medicinas y doctores especializados, salvaría las vidas de muchas mujeres.  Afirman que la legalización del mismo traerá beneficio para la vida de las madres(si, madres, no mujeres, porque ya son madres, aunque aborten). Los abortos se realizan en nuestro país bajo el entendimiento de que existe la prohibición de los mismos, y, por ende, muchos argumentan que estos abortos se convierten en algo sumamente riesgoso para la mujer, especialmente en el interior de Guatemala en donde no pueden buscar a alguien especializado por la penalización que existe respecto al aborto. Mucho de los argumentos a favor de la despenalización del aborto están enfocados en presentar a mujeres del interior del país, de muy escasos recursos, las cuales no tienen acceso a tratamientos y/o doctores especializados. Es por esto, que argumento desde ese punto de vista, sin negar que existan casos similares en regiones urbanas.

Sin embargo, si realmente conocemos el interior de Guatemala. Si hemos vivido y/o pasado tiempo en medio del contexto de muchas de estas mujeres, podemos fácilmente comprender que el procedimiento que muchas de ellas deciden tomar no es sólo con el tema del aborto.  La gran mayoría de mujeres en el interior con escasos recursos nunca van a buscar un especialista si se enferman del estómago o si les da una pulmonía. Por su misma idiosincrasia, educación y contexto ellas siempre buscan los remedios caseros, las personas que “siempre lo han hecho de otras formas” y lo más barato.  El acudir a una comadrona para dar a luz o incluso para abortar es la respuesta a la misma situación: idiosincracia.  Si bien hay algunas que si tienen acceso a medicinas y doctores en el interior de la república, aún así, este argumento se ha vuelto una bandera en pro de legalizar el aborto para poder proveer mejores métodos y tratamientos para poder terminar la vida del bebé sin riesgos para la madre. Existen personas que creen firmemente que el uso de un especialista incluso al momento de dar a luz no es necesario, aunque tengan los recursos y las vías de acceso libres a ellos no los usan ni siquiera para los partos y prefieren usar comadronas, por ejemplo.

Según el Instituto pro aborto Guttmacher, se estima que 1 de cada 10 mujeres muere por practicar abortos de alto riesgo en países en desarrollo. Esto debido a que no cuentan con el equipo ni personal adecuado para poder tratarlo. En Guatemala, un artículo publicado por Plaza Pública en diciembre del 2016 refleja datos proveídos por el INACIF los cuales pueden ayudar a entender mejor la situación. En el artículo se muestra la relación de muertes de mujeres por causas relacionadas al aborto.  El índice de mortalidad más alto es el que se muestra en el año 2012 en donde de 300 casos, murieron 10. Esto es más o menos un  3%.

Mantengan en mente ese índice de mortalidad de más o menos 3% y lean este artículo publicado por Prensa Libre en donde se muestra que de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional  (Sesan), entre el 1 de enero y 3 de octubre de 2015 se contabilizaron 11 mil 289 casos de desnutrición aguda. De esa cantidad, murieron 8 niños menores de 5 años. En ese mismo período de tiempo en el año 2014 murieron 166 niños.  Guatemala tiene un índice de desnutrición crónica de casi el 50% y según UNICEF 4 de cada 10 menores de edad en Guatemala sufren de desnutrición. Plaza Pública también publicó un artículo en donde según los datos del RENAP las cifras de mortalidad por desnutrición llegan a un 21.5%, comparado con sólo el 3% de mortalidad por aborto. 

¿Qué presenta entonces más reto, el aborto o la desnutrición? Y por favor no crean que estoy haciendo una falsa dicotomía entre ambos casos. El hecho de que la desnutrición representa un reto mucho mayor para Guatemala por su índice de mortalidad en comparación con el aborto, no quiere decir que el tema del aborto sea menos importante. Mi punto es sencillamente hacer ver que por “alguna razón que ignoramos” no vemos la misma pasión, recursos, plataformas y argumentos para poder pelear y solucionar el problema de desnutrición como lo hemos visto con el aborto.

El querer legalizar el aborto para poder proveer mejor cuidado a la mujer es un argumento bastante lejos de la realidad, especialmente cuando se pretenden USAR como ejemplo a mujeres en extrema pobreza sin acceso a medicina especializada. Observemos cómo se ha proveído el mismo cuidado a los niños y casos de mortalidad por desnutrición. El acceso a medicina y especialización en nutrición existe y obviamente es legal, sin embargo no ha reducido el índice de mortalidad (más alto) de desnutrición en Guatemala.  El problema no se centra en el acceso a medicina, el problema se centra en educación familiar responsable. He conocido muchísimos casos en donde familias enteras llegan a puntos de saludo crónicos porque a pesar de tener los recursos para ir con un especialista, quieren esperar que el remedio de la abuelita funcione.

Muchas familias que a pesar que el médico local puede ayudarles y les da gratuitamente tratamientos para la desnutrición, por falta de educación, la familia decide no ir o no hacer caso porque por otro lado “sale más barato” o “así lo han hecho siempre”. La OMS(Pro-aborto) coloca a Guatemala, Chile, Panamá, Perú y Argentina como los países cuya primera causa de mortalidad materna es el aborto. SIN EMBARGO, el MSPAS publicó cuales son las 15 causas de mortalidad más altas en Guatemala, en donde ninguna de ellas habla sobre el aborto, y en otro reporte, el MSPAS hace una interesante mención sobre la Tasa Global de Fecundidad (número de hijos de una mujer durante su vida fértil) y su relación con la salud y vida de mujeres en riesgo.

Vale la pena mencionar que  el reporte del Instituto Guttmacher (un instituto PRO aborto) es de mediados de los 2000. Este reporte no se ha actualizado y es muy probable que el número sea más bajo, puesto que la mortalidad materna ha ido decreciendo en Guatemala hasta un 57% según la Organización Panamericana de la Salud. Entonces, si tomamos en cuenta el factor de desnutrición no sólo en niños sino en la población de extrema pobreza (la cual es el énfasis del movimiento a favor de la legalización del aborto) también podríamos dejar que la lógica tome su lugar y al ver estos estudios, pensar que la mayoría de mujeres en el interior no tienen sólo un hijo, sino en promedio tienen 5, y que generalmente la nutrición y estado de salud de la madre no es la óptima al momento del embarazo,  lo que de nuevo nos lleva al tema de educación familiar y social, p

 

reventiva enfocada a la desnutrición.

Meditemos, ¿Porqué debería ser la solución asesinar a un bebé indefenso, sin culpa y sin voz para defenderse y no seguir tratando y trabajando los temas de fondo como la Educación Preventiva en temas de Salud como la correcta educación sexual y la nutrición DENTRO del núcleo familiar? (A sabiendas de que la gran mayoría de personas y padres de familia en nuestro país NO les interesa la educación) ¿porqué no proponer algo más coherente como eso?

Otro estudio aún más reciente de The Lancet señala que la diferencia realmente entre países donde el aborto es legal y punible es una relación de 34/1000 (donde es legal) a unos 37/1000 (donde es ilegal). Estos números de institutos y diarios de medicina dedicados a la investigación sin vinculación a movimientos religiosos, van directo al corazón de los siguientes argumentos:

  • Si lo legalizan “mucha menos gente va a abortar”.
    • No, los números revelan lo contrario. En los países donde es legal hay mejores servicios de salud, hay mejores salarios para mejores cuidados, y mejores condiciones de vida, no por el tema del aborto. 34 vs 37 de cada 1000.
  • Si lo legalizan, “menos gente muere” .
    • Sigue muriendo casi la misma cantidad de gente en el vientre y ese dato no se puede ignorar. Igual se ha demostrado que no hay correlación entre el aborto y la mujer en relación al indice de mortalidad que es menos del 1% a nivel mundial según los números presentados al inicio.
    • En países donde es legal, la mujer aborta más frecuentemente. Por tanto no se legaliza por las mujeres avisadas, sino para escapar la realidad de la responsabilidad.

En este otro estudio más específico del Instituto pro-aborto Guttmacher sobre Guatemala, se estima que al rededor de unos 65,000 abortos inducidos se realizan anualmente en nuestro país. Legalmente, el aborto es un delito, y cualquiera de ustedes lectores pueden investigar cuantas denuncias de aborto existen anualmente en el Ministerio Público. Ni siquiera el 10% de los datos registrados (no digamos los que no son registrados).  El problema en este caso específico no es la legalización (como ya argumente anteriormente) el problema es un proceso judicial fallido.  La respuesta no es la legalización, la respuesta en este caso es el fortalecimiento de los sistemas de justicia. ¿Porqué asesinar a un bebé indefenso y sin voz para defenderse en vez de tomar la responsabilidad de juntos trabajar por el fortalecimiento de la justicia en nuestro país? ¿Será más fácil sólo decir… me deshago de este “problema” y ya? ¡claro! así es el corazón humano. Siempre buscando conveniencia, su beneficio, salidas fáciles e instantáneas.

Al final, el aborto no es un problema no existente, pero la respuesta no es la legalización, la respuesta como en los otros casos de mortalidad y conocidos en nuestro país es educación y justicia (educación que a nadie le gusta recibir, aunque sea gratis y justicia que todos demandan, pero sólo cuando se trata de lo que otro debe hacer, no de lo que nosotros debemos hacer). No es entonces extraño recordar que los estudios presentados por el Instituto pro aborto mencionados al inicio de este artículo, afirmen que este problema es aún más serio en países en vías de desarrollo, en donde el común denominador es la falta de educación y la falta de justicia, no la falta de leyes pro aborto. Educación y Justicia. Porqué no nos preguntamos la razón por la cual muchos medios de comunicación, “artistas”, ONGs, movimientos estudiantiles, etc. no se apasionan más por seguir promoviendo y trabajando en pro de una mejor educación (y no estoy hablando de la educación sexual de diversidad de género, sino una sana y científica educación sexual en el núcleo famliar, porque esa es la responsabilidad de los padres con sus hijos) y un sistema de justicia fuerte.

La educación en el núcleo familiar y después en el contexto de escuela y sociedad es un tema crucial, iniciando por ejemplo de la diputada Morán. La justicia tiene un déficit gigantesco en este tema. Sólo meditemos un momento. Si el mayor problema es educación y justicia, recuerden quienes son los representantes de esos contextos en nuestro país: Joviel Acevedo y años de políticos que hasta ahora están empezando a caer por sus delitos de corrupción. La respuesta, de nuevo, no está en crear más leyes o darle más poder al gobierno, sino en que los padres de familia nos hagamos responsables y dejemos de creer que el gobierno es quien nos salvará. Joviel Acevedo como representante de la educación a nivel nacional ¿qué podemos esperar de la educación de nuestros hijos? ¡Ni digamos de la educación sexual!

La respuesta es un estudio y análisis serio de cómo nosotros como ciudadanos civiles podemos proponer mejoras y cambios como liberar listados para que nosotros escojamos a los diputados, mejores controles de los presupuestos de donde se están robando más del 50% de lo que si recaudaron (irónicamente quieren recaudar MÁS impuestos).  Estos son los problemas de raíz en nuestro país. El legalizar el aborto no va a mejorar la vida de niñas, mujeres y familias que están sufriendo por falta de educación y un sistema de justicia fallido.

Para finalizar este segundo argumento, quisiera adelantarme a muchos que pueden estar pensando. “Entonces, si el problema principal es la desnutrición, el aborto haría sentido porque prevée que el bebé venga a sufrir de desnutrición y escasez a este mundo. Si este es el caso, los invito a seguir leyendo.

3. LA VIOLACIÓN DE LA MUJER.

Como Pastor, he sido testigo de muchos casos de personas que buscan consejería por el tema de violación.  Esta es una realidad cruda, triste y preocupante que enfrentamos en el mundo. Especialmente en países en vías de desarrollo.  Los números de violaciones y agresiones sexuales tanto a mujeres (en muchos casos niñas menores de edad) como a hombres y niños, son altísimos.

En muchas de esas ocasiones el embarazo se vuelve una realidad.  No he logrado encontrar números exactos respecto a Guatemala, sin embargo Guttmacher publicó estudios realizados en EEUU en el 2004, donde se tomó en cuenta a un buen porcentaje de población Hispana, y los resultados comparativos entre la misma encuesta realizada en el año 1987. Increíblemente los resultados son sumamente parecidos, lo cual nos hace pensar que el pensamiento en el proceso de toma de decisión es constante y sólido. Y estos resultados también coinciden con los también publicados por el NYTimes.  En estos estudios, se dio a conocer que el aborto en consecuencia de una violación junto con el incesto es mas o menos el 1% de las razones por las cuales se registran abortos y de las respuestas captadas en el estudio.

Vemos pues que, de nuevo, el argumento de tomar la vida de un bebé indefenso, no culpable por la violación o el incesto, es ridículo y cae por el propio peso del argumento al analizar los números. La razón principal a lo largo de todos estos años para realizar abortos son:

  • Tener al bebé va a cambiar mi vida dramáticamente
  • No tengo el dinero para tener otro bebé
  • No quiero ser mamá soltera
  • No quiero que sepan que tuve relaciones
  • Entre otras

Otra gráfica más del mismo estudio:

De nuevo, la diferencia de razones entre el año 2004 y el 1987 no cambia.  Y en ambas, el incesto, violación e incluso razones de salud que pudieran afectar al bebé son las más bajas (no más del 15%).  En Guatemala está legislado el aborto únicamente cuando el fin es evitar un peligro debidamente establecido para la vida de la madre, luego de agotar todo intento científico y técnico para evitarlo.De hecho, según nuestra legislación, el aborto terapéutico NO tiene como objeto la muerte del bebé, según el artículo 137

Es desgarrador, triste y frustrante pensar que en el contexto de Guatemala algunos medios usan videos de niñas de doce años violadas por sus familiares en estado de gestación.  Sara López en su Tesis sobre la “Despenalización del Aborto en caso de Violación” da argumentos sólidos y concretos en contra del aborto incluso en estas situaciones. El pensar en las niñas de doce años violadas y embarazadas no es frustrante porque expongan la realidad, sino porque quieren argumentar que la niña “no está obligada a ser madre” cuando científicamente (sin siquiera mencionar el punto de vista teológico) el argumento es absurdo.

La niña no va a ser madre, ella ya es madre de un bebé con un ADN diferente al suyo. Biológicamente ella llevará a su hijo dentro de su cuerpo por 9 meses antes de darle a luz. El título de “madre” no fue impuesto por la legislación, religión o el machismo represivo y retrógrado, ESO SE LLAMA BIOLOGÍA.  De hecho, al abortarlo, sólo será la madre de un hijo asesinado.  Vemos pues, que este otro argumento se cae simplemente al usar un poco de lógica y ciencia para sopesarlo.  La mujer que fue violada al no actuar libremente no ha perdido su honor ni valor como mujer. La respuesta no es entonces asesinar al bebé sino fortalecer los sistemas de justicia para castigar al violador. Sara Lopez incluso argumenta que el mismo Aristóteles la honra es un signo exterior del reconocimiento de una virtud y por ende, la mujer violada no ha dejado de ser virtuosa.

Tanto la vida de la madre como del bebé tienen valor suficiente como para poder amarlos, cuidarlos, protegerlos y ayudarlos a largo plazo. Los traumas post-aborto de las madres, especialmente de las menores de edad son sumamente altos y al mismo tiempo peligrosos.  El deshacerse del bebé no eliminará el sentimiento y efectos de la violación, de hecho, muchos científicos, psiquiatras y doctores afirman que sólo lo incrementa al sentirse culpables por haber matado a su hijo/a.  Como Pastor, no puedo estar más de acuerdo con esto.  Las sesiones de consejería no se enfocan tanto en el hecho de violación sino en el hecho de la culpa de haber matado al bebé, quien al final, no era el culpable.

¿Porqué el abortar no quitará la tristeza, enojo, frustración y depresión de una violación? porque el bebé, a quien se está asesinando, no es el culpable. Esta lógica cae bajo el pensamiento de: “Algo terrible me pasó, haré algo terrible para sentirme mejor”.  El problema central a tratar en los temas de violación es el corazón, el alma y cómo la esperanza de algo mayor a nosotros mismos puede sanarnos.  El asesinar no sana, sólo trae más culpa.  Para ahondar en este tema y en el contexto del interior de Guatemala, pueden leer la tesis de Nancy Félix Zelada, titulada: “El Aborto y el Sentimiento de Culpa – Un Estudio Realizado en el Hospital Nacional de Quetzaltenango”. Un cuadro de la página 19de la tesis expresa lo siguiente:

Todos estos síntomas sólo se incrementan al pasar del tiempo. La violación es una verdad innegable, pero el asesinato del bebé como respuesta nunca va a traer paz al corazón de una madre.

4. ¿PARA QUÉ TRAER A UN NIÑO A SUFRIR?

La clásica pregunta, ¿Para qué vamos a traer a un niño a este mundo a sufrir?.  Entre otras cosas he escuchado que sería mejor matar al bebé ya que si viene con alguna enfermedad, discapacidad o a un ambiente de extrema pobreza, sólo vendría a sufrir. Al final, estos bebés enfermos, con alguna malformación o impedimento sólo serían una carga para la familia, y al final de cuentas para la sociedad porque no podrían aportar mucho a ella.  Si, esto no es una broma, yo mismo he leído y escuchado estos argumentos.

Situaciones trágicas como lo sucedido el 8 de marzo en nuestro país hacen que muchos se levanten con este argumento diciendo que esto no hubiera pasado si la opción de aborto hubiera sido una opción.  (Si, de nuevo, créanlo o no, son algunos de los argumentos). Básicamente lo que están diciendo es: Yo, como parte de una sociedad, no estoy dispuesto a sacrificarme y ser solidario con quienes tienen menos oportunidades. Por eso, es que prefiero que los maten antes de que nazcan para que no se conviertan en una carga para mi, la sociedad o un gobierno fallido, al cual, deseo responsabilizar por esto y todo lo malo que pasa en mi país. Mi culpa, nunca será, mi responsabilidad, menos. 

El Dr. Anthony Levatino, quien realizó más de mil abortos en su práctica como médico, llegó a comprender algo muy serio respecto a este tema y a lo que hacía y creía respecto al aborto.

Pensemos por un momento. Si el requisito para tener derecho a vivir fuera la garantía de una vida perfecta y sin sufrimiento ¿quién viviría? ¿Cuantos testimonios de vida se conocen a través de películas, historias y medios de comunicación que se enorgullecen en presentar a “casos” en donde un hombre/mujer supo como sobrellevar su “impedimento” para poder tener una vida digna? ¿A caso no es estúpido pensar que alguien tiene derecho a decidir quien tiene más valor que otro ser humano? ¿A caso no es asqueroso pensar que exista gente que crea tener todo el poder y derecho para decidir qué vida será digna y qué otra no? ¿No será que como con los otros argumentos, sólo es la vía más rápida y conveniente en vez de buscar ayudar, amar y proveer para quienes no tienen los mismos recursos y/o oportunidades? ¿No será la vía más cómoda y rápida de “solucionar” el problema que nace de un corazón indiferente, el cual prefiere estar de acuerdo con la muerte de un bebé indefenso que el tomar tiempo de “su ocupada agenda” para trabajar en pro de los menos privilegiados? Decir que un bebé es o no “deseado” no dictamina absolutamente nada respecto al niño, sólo respecto a los sentimientos y deseos de los padres, quienes antes de pensar en asesinarlo, podrían ser educados en temas de adopción.  Pero claro, la adopción requiere más compromiso y misericordia de la sociedad ¿cierto? eso mucho pedir. Mejor matarlos, así es más simple y menos complicado.

¿Y LA TEOLOGÍA?

Al inicio de este largo, pero necesario (espero) post, mencioné que no iba a argumentar desde una perspectiva política ni filosófica ni social, sino teológica. La razón, como mencioné es porque me ha frustrado ver a tantas personas que dicen creer en la cosmovisión cristiana estar a favor del aborto. Cuando decimos ser cristianos pero tomamos en cuenta cualquier otro argumento (político, social, filosófico, etc) antes que la base de nuestra propia cosmovisión (teología) estamos en serios problemas. O no hemos entendido realmente qué es ser un cristiano, o realmente no lo somos. Y de nuevo, creo que este es el mayor problema de Guatemala. Gente que dice ser, pero realmente no tiene ni la más mínima idea de qué implica ser lo que dicen ser.

¿Cual es el problema entonces? ¿En dónde está esta teología ante estos postulados o contra-argumentos expuestos anteriormente?

  1. Teológicamente, entendemos que la raíz del problema no es un sistema político, más leyes, economía o cuestiones de filosofía

    1. El problema radica en lo más profundo de quienes somos nosotros: el corazón.

Santiago 4 (NBLH)

Guerras y Conflictos

 ¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No vienen de las pasiones que combaten en sus miembros? 2 Ustedes codician y no tienen, por eso cometen homicidio. Son envidiosos y no pueden obtener, por eso combaten y hacen guerra. No tienen, porque no piden. 3 Piden y no reciben, porque piden con malos propósitos, para gastarlo en sus placeres.

  1. Teológicamente, la vida inicia desde la concepción.

    1. Teológicamente, ¿quién decide qué vida tiene más valor que otra?
    2. Teológicamente, creemos que el valor de la vida humana en general no está en cuanto el ser humano pueda aportar a la sociedad. Su valor como ser humano es porque fue creado a la imagen de Dios. (Doctrina del Imago Dei) Gen. 1.26 – Gen. 2.7. La imagen de Dios se refiere a la parte inmaterial del hombre. Esto coloca al hombre aparte del mundo animal, adecuándolo para el “dominio” que Dios le designó (Gen. 1:28), y capacitándolo para tener comunión con su Creador. Es una semejanza mental, moral y social.
  2. Teológicamente, el trabajar en pro de la justicia, la viuda, el huérfano, las mujeres confundidas, violadas y enfermas que existen en nuestra sociedad es UN DEBER CRISTIANO (OLVIDADO) NO UNA OPCIÓN.

    1. Si realmente podemos entender qué significa lo que dice Santiago 1.27 y así entender la esencial diferencia entre el evangelio y una religión vacía, podremos entonces magnificar la tesis que hemos sostenido desde hace ya varios años: En Guatemala no somos cristianos, somos religiosos. Guatemala no es un país cristiano.  Guatemala es un país religioso.  Es por esta razón que muy pocos entienden la profundidad teológica y misional de nuestra responsabilidad hacia la sociedad en donde preferimos enfocarnos en “nuestro ministerio” y en otros casos en una ayuda superficial que pueda mostrarse a través de redes sociales con una “selfie” entregando algo al necesitado.  Pocas veces (por cuestiones hermenéuticas) vemos iglesias moviéndose en misión constantemente.  No es que no existan, pero son minoría.
    2. Por estas razones es que individualmente y como iglesia local, hemos estrechado lazos de hermandad, trabajo y servicio con varias organizaciones que velan no sólo por estas mujeres victimas de violación y/o confundidas, sino también con las que promueven la verdadera respuesta bíblica ante la calamidad del aborto: la adopción.
      1. IJM (International Justices Ministries)
        1. IJM ha trabajado por mas de 10 años no sólo en el rescate, cuidado y restauración de victimas de abuso sexual (especialmente niñas) sino en el trabajo de fortalecer el sistema de justicia, llevando a los culpables a juicio y ha sido parte importante en el establecimiento de la ley que define el crimen de violencia sexual.
        2. Desde el 2005 han ayudado a atrapar a más de 159 violadores y agresores en Guatemala.
          1. Reflexionen un momento sobre el porqué organizaciones como IJM hacen esfuerzos en pro de la JUSTICIA y no otras organizaciones que dicen “defender y estar a favor de la mujer”.
        3. Han ayudado a capturar a 1 de cada 3 pedófilos en los estados en donde trabajan
        4. IJM también ha trabajado en el entrenamiento y capacitación para la policía nacional
        5. En su Reporte Anual hacen mención de muchos de sus logros:
          1. 1104 niños y mujeres liberados de la esclavitud
          2. 311 niñas y mujeres traficadas rescatadas
          3. Los invito también a ver una de las muchas historias que se viven día a día en IJM

    3. Orfanato “Dories Promise” en Guatemala
      1. Un orfanato que ha trabajado con miles de mujeres a lo largo de su historia
      2. Un orfanato que ha proveído amor y brazos abiertos a miles de niños
      3. Más de 400 niños han sido adoptados a través del trabajo de DP
      4. Es de los pocos orfanatos privados que aún están abiertos en Guatemala después del cambio de adopciones internacionales en 2008.
    4. Alianza Cristiana contra los Huérfanos (ACH)
      1. Trabaja a través de capacitaciones, talleres y recursos para concientizar a Guatemala respecto al tema de adopción.
      2. Trabaja a través* de voluntarios para poder servir y defender la causa del huérfano

Estas son tres de las instituciones con las que personal y corporativamente (iglesia reforma) estamos trabajando. El tema no es que no hay cómo ayudar, el tema es que hay ignorancia respecto a cómo hacerlo y por ende, como siempre, salimos por el camino más fácil: abortar, antes que sacrificar nuestro tiempo, dinero y esfuerzo para el servicio de nuestro prójimo. Algo que sólo será fruto de un corazón verdaderamente convertido al Evangelio.

Estas son instituciones que realmente quieren ver y abogar por un cambio y una mejor vida para la mujer y el huérfano. No son instituciones que por dinero y conveniencia personal trabajan para vender partes de bebés asesinados en el vientre como Planned Parenthood y sus filiales en todo el mundo incluidas Guatemala.  No son instituciones que a través de argumentos aguados quieren concientizar la necesidad del aborto y su legalización en Guatemala por el “bien de la mujer”.  El tema que mencioné al inicio sobre el Barco de la ONG Holandesa no es un esfuerzo para “proveer cuidado profesional a la mujer en el aborto” y aunque no ahondé en ese tema en específico, sólo falta hacer algunas preguntas lógicas ¿Quién cuidará de ellas después? ¿Qué medicinas usan? ¿Quien las patrocina?

  1. La empresa que fabricó el Zyclon B para el holocausto Nazzi es la misma que fabrica RU 486 para los abortos. ¿Coincidencia? no lo creo. A estas empersas y ONGs que buscan asesinar bebés, son las que 9 diputados y otras organizaciones nacionales apoyan:

Imagenes tomadas de: Tu Voz Importa

3. Teológicamente, creemos que el mensaje del Evangelio es claro

  1. Si teológicamente creemos que el problema del ser humano, y la razón por la cual vivimos en una sociedad tan indiferente y conformista es el corazón. También creemos que el mensaje del evangelio es la respuesta a ese problema:
    1. El mensaje del evangelio que implica: Amor, gracia, justicia, misericordia, restauración y adopción.
    2. .El pastor John Piper escribe lo siguiente:

El aborto dice:

Los bebés no nacidos tienen valor sólo como productos fungibles.
Cada bebé es sólo un grupo de tejidos, desprovisto de cualquier propósito o vida.
No hay lugar para ti en mi plan ahora mismo.
La discapacidad limita la posibilidad de cualquier tipo de calidad de vida.

Pero el evangelio dice:

Tenemos un tremendo valor como portadores de la imagen de Dios (Génesis 1:27).
Cada uno de nosotros está “hecho maravillosamente” (Salmo 139:14).
Hemos sido adoptados al recibir amorosamente “el Espíritu de adopción como hijos, por los el cual clamamos, ‘¡Abba! ¡Padre! “(Romanos 8:15).
La gloria y la gracia de Dios brillan incluso, y especialmente, en aquellos con limitaciones o debilidades físicas (2 Corintios 12: 9).

EL ABORTO ES UN INSULTO A LA IMAGEN, GRACIA Y CARÁCTER DEL MENSAJE DEL EVANGELIO Y LA GLORIA DE DIOS. EL ASESINAR A UN BEBÉ NO TRAE SANIDAD PARA ABSOLUTAMENTE NADA, TODO LO CONTRARIO, TRAE CULPA Y REMORDIMIENTO. SÓLO EL MENSAJE DEL EVANGELIO PUEDE TRAER CLARIDAD, ESPERANZA Y RESTAURACIÓN A LA VIDA DE LAS MADRES, NO CULPA NI CONDENACIÓN INCLUSO SI YA LO HAN HECHO, SINO PERDÓN, ESPERANZA, RESTAURACIÓN PARA SUS VIDAS.  EL MENSAJE DEL EVANGELIO IMPULSA A LA IGLESIA A ACTUAR, AYUDAR, INVOLUCRARSE, ADOPTAR Y PROVEER.

Es por estas razones principales que creo que el aborto más que un tema político, social o filosófico es un tema del evangelio. Aún sin el evangelio de por medio,  los argumentos presentados pueden caer por su propia falta de lógica y la bioética detrás de cada uno:

Parte del mensaje de la biética está también la cuestión moral a la que muchos apelan, diciendo: “No sean moralistas, dejen de meterse en donde no les han llamado”  De nuevo, teológicamente, entendemos que nuestra tarea como cristianos es defender al que no tiene voz ni puede defenderse ¿cierto? Es como gritarle a alguien que quiere salvar a un niño que se está ahogando, “Hey, nadie te ha llamado acá para salvar a este niño”.  De hecho, alguien me dijo exactamente eso: ¿Quién te llamó a vos a defender niños que ni conoces? – a lo que respondí: La misma persona que te invito a vos a “defender el derecho” a una madre de matar a ése bebé..

Pero aún más profundo que la política, filosofía, sociedad y bioétcia, como mencionamos anteriormente, el tema del aborto está arraigado en el corazón humano, el cual no puede ser cambiado sin el mensaje del evangelio. El aborto al final, es un problema de Evangelio. No podemos sostener una cosmovisión cristiana si no actuamos acorde a lo que esta enseña y demanda de un cristiano. Es por eso que como mi esposa me dijo una vez “¿De qué te sorprendés? si tu mismo lo haz dicho… Guatemala no es un país cristiano, es un país religioso, por eso ves tantas respuestas como esa“. Espero en Dios y oro para que esta triste realidad cambie a través del entendimiento del evangelio y podamos heredar a nuestros hijos biológicos y adoptados una Guatemala realmente cristiana y que viva lo que dice creer.

¿QUÉ PODEMOS HACER? INVOLUCREMONOS, NO SÓLO NOS QUEJEMOS

En Guatemala es triste ver cómo muchos están en contra del aborto, pero al momento de pedirles que participen, colaboren y trabajen en pro de la adopción, del huérfano, la viuda, la mujer confundida o el pobre, su respuesta sigue siendo la misma: NO TENGO TIEMPO. En otros casos,  sólo preguntan cuanto dinero hay que dar, para sanar su conciencia dando dinero pero no involucrándose.

De nuevo, el reto es a que profundicen en lo que Dios tiene que decir al respecto de esto, no yo, no una iglesia, no un líder, no un filósofo, no un político… ¿QUÉ DIJO DIOS? y en base a eso, podamos rogar para que su Espíritu Santo nos empuje a trabajar en pro de los millones de bebés asesinados cada año, quienes no tienen quién hable y pelee por ellos. En este post hablé de al menos 3 organizaciones con las que pueden involucrarse en medio de TANTA necesidad.  Hablen con sus líderes, pastores, amigos y propongan, pregunten ¿qué están haciendo ante esta situación?

No podemos seguir viviendo en un país que se indigna más por la matanza de perritos (la cual enoja) que por el asesinato de bebés hombres y mujeres (por aquello que argumenten también de que el aborto es para favorecer el machismo y el patriarcado ***sigh***) Esto es asesinato, no puede ser llamado de otra manera.

Amado hermano en la fe: La generosidad no se trata de cuanto tienes, se trata de cuanto quieres. El aborto es un problema de ausencia o presencia de Evangelio. ¡Vive lo que dices creer, no sólo publiques en tus redes sociales! ¡Dios ya habló, sigue su instrucción, no seas indiferente!

  #NoAlAborto #SiALaVida

SERMÓN: ¿Cuál es el Plan de Dios para el Huérfano? – Iglesia Reforma

Here is a collection of places you can buy bitcoin online right now.

¡LIBRO GRATIS!
Ingresa tu correo electrónico y recibirás un correo con el ebook
Tu correo no se usará para otra cosa que no sea lo que te prometimos. No se venderá tu información a nadie

Commentarios

commentarios