ApologéticaMás Leídos

Esta es la frase con la que hoy me desperté.  Después de mis rutinas de la mañana, mientras desayunaba y veía el TL de Twitter, algunos amigos habían re-tuitiado una imagen con la frase “Jesús No Existió”.  Generalmente cuando veo estas cosas las ignoro porque durante los últimos años no ha existido un argumento nuevo. Todos hacen las mismas acusaciones bajo los mismos argumentos cuando se refiere a la iglesia, Jesús, la religión, Dios, etc.

LA IMAGEN

Sin embargo, la imagen de hoy realmente llamó mi atención debido a que citaba a una persona a quien he leído en algunas ocasiones. La imagen muestra una cita del Dr. Bart Ehrman. El Doctor Ehrman es un agnostico, erudito sobre el Nuevo Testamento y experto en paleocristianismo o Cristianismo Primitivo. La imagen es la siguiente:

Dado que el Dr. Ehrman es agnostico, cualquiera podría fácilmente creer que la imagen tiene mucho sentido ¿cierto?.  Sin embargo, la imagen y aún más que la imagen, la frase del Dr. Ehrman a la que hace referencia, me llamó mucho la atención por algo muy sencillo: El no ha afirmado tal cosa nunca. Si, así es. La imagen es falsa

Es increíble hasta donde son capaces de llegar muchos con el fin de querer desmentir algo que ha sido comprobado por miles de personas serias y eruditos en sus áreas (los cuales no necesariamente son creyentes).  Esto no sólo es un llamado a analizar todo lo que oímos, leemos y nos enseñan. Si no también a estar atentos y preparados para presentar defensa de nuestra fe, con mansedumbre (1 Pedro 3.15)

El 20 de Marzo del año 2012, el Dr. Ehrman escribió un artículo en The Huffington Post titulado: ¿Existió Jesús?. En este artículo el Dr. no sólo confirma la existencia histórica de Jesús, sino que también da argumentos fuertes en contra de quienes dicen que esto no es cierto. Recuerden, el Dr. Ehrman no es un creyente.

— Edit: —

Hace unos días alguien me envió el link de la página de Ateísmo al Descubierto, quienes habían traducido el artículo del Doctor al español, el cual con el link original, dejo en este artículo:

¿Existió Jesús?- Bart D. Ehrman

En una sociedad en que las personas vienen sosteniendo que el Holocausto no ocurrió, y en el que hay resonantes denuncias de que el presidente de Estados Unidos es de hecho, un musulmán nacido en territorio extranjero, es una sorpresa el enterarse de que el personaje más grande en la historia de la civilización occidental, el hombre [base] de la institución social, política, económica, cultural y religiosa más poderosa e influyente en el mundo (la iglesia cristiana) – fue construido;…el hombre adorado, literalmente por miles de millones de personas hoy en día – ¿constituye toda una sorpresa oír que Jesús nunca existió?

Esa es la afirmación hecha por un pequeño pero creciente grupo de escritores, bloggers y  adictos a Internet que se hacen llama mythicists. Este grupo inusualmente vociferante de negacioncitas, sostiene que Jesús es un mito inventado para propósitos nefastos (o altruistas) por los primeros cristianos que modelaron a su salvador en la línea de los hombres divinos paganos que, según se alega, también nacieron de una virgen el 25 de diciembre y que también hicieron milagros, que también murieron como expiación por el pecado y luego levantados de entre los muertos.

Pocos de estos “mythicists” son en realidad estudiosos formados en la historia antigua, la religión, los estudios bíblicos y otras titulaciones afines, y mucho menos en las lenguas antiguas en general para decir algo con algún grado de autoridad sobre un rabino que (supuestamente dicen ellos ) vivió en Palestina del primer siglo.

Hay un par de excepciones: De los cientos – ¿miles? – De mythicists, son dos (que yo sepa) los que en realidad tienen PhD. (doctorados) en los campos pertinentes de estudio; pero incluso teniéndolos, no hay un solo mythicist que enseñe el Nuevo Testamento o el cristianismo temprano o incluso clásicos en cualquier institución acreditada de educación superior en el mundo occidental  y no es extraño el porqué:  Estos puntos de vista son tan extremos y tan poco convincentes para el 99,99 por ciento de los verdaderos expertos, que para ellos, conseguir un trabajo de enseñanza  en un departamento establecido de la religión, es tan difícil como para un “creacionista de seis días” (movimiento de tierra joven) conseguir un trabajo en el departamento de biología.

¿Por qué entonces está creciendo el movimiento mythicist, con defensores tan seguros de sus denuncias, y con la idea radical que Jesús realmente no existió? Es, en gran parte, debido a que estos negacioncitas de Jesús son al mismo tiempo los denunciantes de la religión – una raza de humanos ahora muy en boga. Y qué mejor manera de difamar las opiniones religiosas de la inmensa mayoría de las personas religiosas en el mundo occidental, que sigue siendo, a pesar de todo, mayoritariamente cristiana, de que el fundador histórico de su religión era en realidad el producto de la imaginación de sus seguidores. 

La realidad – triste o saludable – es que Jesús fue real; y ese es el tema de mi nuevo libro, “¿Jesús existió?” 

Es cierto que Jesús no se menciona en ninguna fuente romana de su tiempo, pero eso no debe contar en contra de su existencia, puesto que estas mismas fuentes no mencionan a casi nadie de su tiempo y lugar. Ni siquiera el famoso historiador judío Josefo, o incluso más en particular, la figura más poderosa e importante de su época, el poder de Poncio Pilato.

También es cierto que nuestras mejores fuentes sobre Jesús, los primeros Evangelios, están plagados de problemas. Estos fueron escritos décadas después de su vida por autores sesgados que están en desacuerdo unos con otros en los detalles de arriba y abajo de la línea; pero los historiadores no pueden despedir a fuentes simplemente porque están sesgados. Usted no puede confiar en biografías de Rush Limbaugh sobre Sandra Fluke, pero ciertamente proporciona evidencia de que ella existe.

La cuestión no es si las fuentes están sesgadas sino si estas, pueden utilizarse para proporcionar información históricamente fiable, una vez que su tramo sesgado es separado del núcleo histórico y  los historiadores han ideado formas de hacer precisamente eso.

Con respecto a Jesús, tenemos numerosos relatos, independientes de su vida en las fuentes situadas detrás de los Evangelios (y los escritos de Pablo) – fuentes que se originaron en la lengua nativa aramea de Jesús y que se pueden fechar en tan sólo un año o dos de su vida (antes de que la religión se trasladase a convertir a los paganos en masa). Estas fuentes históricas son bastante sorprendentes para un personaje antiguo de cualquier tipo.  Por otra parte, tenemos relativamente extensos escritos de un autor del siglo primero, Pablo, que adquirió su información a un par de años de la vida de Jesús y que en realidad sabía por fuentes de primera mano: el discípulo más cercano a Jesús, Pedro y de su hermano Santiago. Si Jesús no existió, se podría pensar que su hermano lo sabría.

Por otra parte, la afirmación de que Jesús fue simplemente una composición, tambalea en cada parte. Los supuestos paralelismos entre Jesús y los “salvadores paganos”, reside en la mayoría de los casos, en la imaginación moderna: No tenemos fuentes de otros que nacieron de madres vírgenes y que murieron como expiación por el pecado y luego se levantaron de entre los muertos (a pesar de lo que los sensacionalistas lo repiten “ad nauseam” en su propaganda)

Por otra parte, los aspectos de la historia de Jesús simplemente no habrían sido inventados por cualquiera que desee hacer un nuevo Salvador. Los primeros seguidores de Jesús predicaron que él era un Mesías crucificado. Pero antes del cristianismo, no había judíos en absoluto, de cualquier naturaleza, que pensaban que habría un futuro mesías crucificado. El Mesías iba a ser la  figura de la grandeza y el poder, que derroca al enemigo; cualquiera que quisiera hacer un mesías le haría así. ¿Por qué los cristianos no lo hicieron de esta forma? Porque creían específicamente que Jesús era el Mesías. Y ellos sabían muy bien que fue crucificado. Los cristianos no inventaron a Jesús. Ellos crearon  la idea de que el Mesías tenía que ser crucificado.

Uno puede elegir sonar como nuestros aborrecedores culturales modernos y posmodernos de la religión establecida (o no); pero sin duda la mejor manera de promover dicha agenda no es negar lo que prácticamente todos los historiadores en su sano juicio en el planeta – cristianos, judíos, musulmanes, paganos, agnóstico, ateo, han llegado a la conclusión sobre la base de una serie de evidencia histórica convincente.

Nos guste o no, Jesús ciertamente existió. 

— Edit—

Al leer este artículo, vemos claramente cual es la posición del Dr. Eherman. Más allá de el hecho irrisorio de que páginas como estas estén generando imágenes falsas, debemos de pensar y cuestionar la razón por la cual creemos que Jesús existió.

TEOLOGÍA E HISTORIA

Como cristianos, lo peor que podemos hacer es decir “Yo lo creo por fe” porque nunca se nos ha mandado a tener una fe ciega, que no cuestiona, no investiga o aún peor, que sólo repite lo que escucha. Nuestra fe es una fe racional, la cual de ninguna manera puede pelear con la razón o aún peor, negarla o tratar de omitirla.

La biblia es nuestra fuente más fiable fuente de verdad respecto a nuestra fe y  la existencia de Jesús. (aunque muchos aún siguen argumentando que la Biblia no puede ser ciertapor sus contradicciones).  Con la existencia de “Manuscritos del Mar Muerto” , la historia de los Manuscritos Bíblicos, y la Critica Textual, podemos comprobar todo sobre la historicidad de Jesús.

Veamos qué hay más allá del canon bíblico.

TEOLÓGICAMENTE

Jesús es el nombre más reconocido a través de la historia de la humanidad. Una tercera parte de la población mundial dicen ser cristianos. Incluso el Islam reconoce a Jesús como un profeta. El debate de Jesús como personaje histórico se ha sostenido durante los últimos siglos. Pero a lo largo de todo este tiempo, ningún historiador o erudito ha negado radicalmente la existencia de un Jesús histórico (como le llamó por primera vez Albert Schweitzer en 1910). Las evidencias han sido abundantes y claras. De hecho, la mayoría de eruditos cristianos y no cristianos han reconocido que la gran mayoría de las Epístolas de Pablo fueron escritas en la mitad del primer siglo después de Cristo, menos de cuarenta años después de la muerte de Jesús. Esta es una prueba sólida de la existencia de Jesús durante el primer siglo.

De hecho, es curioso que el manuscrito más antiguo que se ha descubierto del Nuevo Testamento es un pedazo de papiro conocido como el P52 o Papiro 52. Este pedazo de papiro tiene inscrito Juan 18.31-33 de un lado y Juan 18.37-38 del otro. Para más información, leer éste artículo. Y también éste artículo.

¿Pero no existe más evidencia? ¿Lo más antiguo es el P52? Recordemos que estamos hablando de manuscritos originales, y por eso, temas como el descubrimiento de más manuscritos y la crítica textual es importante.  Por otra parte, cualquier persona que conoce la historia sabe lo que sucedió a Jerusalén y a Israel en el año 70 d.C a manos del imperio Romano.  Toda la ciudad fue convertida en ruinas y no quedó piedra sobre piedra (Marcos 13.12) Esta destrucción se llevó con ella mucha de la evidencia respecto a Jesús. No sólo evidencia escrita sino testigos oculares.

Matt Slick, Presidente y Fundador del Ministerio de Investigación y Apologética Cristiana, realizó un cuadro explicativo adaptando información de fuentes para comparar comparando las copias de los manuscritos originales del Nuevo Testamento en contra de otros documentos antiguos. Vean la comparación:

AUTOR ESCRITO EN (FECHA) COPIA MAS ANTIGUA TIEMPO APROXIMADO ENTRE ORIGINAL Y COPIA NUMERO DE COPIAS EXACTITUD DE LA COPIA
Lucrecio 55 or 53 a.C. 1100 años 2 —-
Plinio  A.D. 61-113 A.D. 850 750 años 7 —-
Platón 427-347 a.C. A.D. 900 1200 años 7 —-
Demóstenes Siglo 4to. a.C. A.D. 1100 800 años 8 —-
Heródoto 480-425 a.C. A.D. 900 1300 años 8 —-
Suetonio A.D. 75-160 A.D. 950 800 años 8 —-
Tucídides 460-400 a.C. A.D. 900 1300 años 8 —-
Eurípides 480-406 a.C. A.D. 1100 1300 años 9 —-
Aristofanes 450-385 a.C. A.D. 900 1200 años 10 —-
Caesar 100-44 a.C. A.D. 900 1000 años 10 —-
Tito Livio 59 aC-AD 17 —- ??? 20 —-
Tácito circa A.D. 100 A.D. 1100 1000 años 20 —-
Aristóteles 384-322 a.C. A.D. 1100 1400 49 —-
Sófocles 496-406 a.C. A.D. 1000 1400 años 193 —-
Homero(Iliada) 900 a.C. 400 a.C. 500 años 643 95%
Nuevo
Testamento
1er Siglo. A.D. (A.D. 50-100) 2o siglo A.D.
(c. A.D. 130 f.)
menos de los 100 años 5600 99.5%

Como podemos ver en el cuadro comparativo, existen miles de copias más de los manuscritos del Nuevo Testamento que cualquier otro escrito antiguo. Esto, junto con un 99.5% de pureza textual, lo cual es maravilloso. Adicionalmente, hay más de 19.000 ejemplares en las lenguas siríaca, latina, copta y aramea. La base de manuscritos del Nuevo Testamento es más de unos 24,000.

HISTÓRICAMENTE

Sin embargo, consideren el hecho de que, Jesús sea tan famoso viniendo de un lugar tan recóndito, pequeño y sin mucha cultura dentro del imperio Romano.  Algunos historiadores serios y reconocidos hacen mención de Jesús fuera de las Escrituras:

Flavio Josefo

Flavio Josefo (Jerusalén, 37 d.C? h. 100) es el más famoso historiador judío. En sus “Antigüedades Judaicas” él se refiere a Santiago como, “el hermano de Jesús, a quien llamaban el Cristo.” Hay un verso controversial (18:3) que dice, ““Ahora, había alrededor de este tiempo un hombre sabio, Jesús, si es que es lícito llamarlo un hombre, pues era un hacedor de maravillas, un maestro tal que los hombres recibían con agrado la verdad que les enseñaba.

Atrajo a sí a muchos de los judíos y de los gentiles. Él era el Cristo, y cuando Pilato, a sugerencia de los principales entre nosotros, le condenó a ser crucificado, aquellos que le amaban desde un principio no le olvidaron, pues se volvió a aparecer vivo ante ellos al tercer día; exactamente como los profetas lo habían anticipado y cumpliendo otras diez mil cosas maravillosas respecto de su persona que también habían sido preanunciadas. Y la tribu de cristianos, llamados de este modo por causa de él, no ha sido extinguida hasta el presente.” (Antigüedades. XVIII.33. (Comienzos del segundo siglo)

Sexto Julio Africano

Sexto Julio Africano en su obra cita al historiador Talus en una discusión acerca de las tinieblas que siguieron a la crucifixión de Cristo, diciendo que en el libro III de su Historia explica la oscuridad como debida a un eclipse solar, pero aclara que eso sería imposible debido a que la crucifixión ocurrió en tiempo de luna llena, cuando no pudo haber ocurrido un eclipse. (Escritos Existentes, 18)

Plinio el Menor

Plinio el Menor, en Cartas 10:96, registra las prácticas de adoración del cristianismo primitivo, incluyendo el hecho de que los cristianos adoraban a Jesús como Dios y eran muy éticos, e incluye una referencia a las festividades y la Cena del Señor.

El Talmud de Babilonia

El Talmud de Babilonia (Sanedrín 43ª.) confirma la crucifixión de Jesús en la tarde de Pascua, y las acusaciones contra Cristo de practicar la brujería y fomentar la apostasía judía.

Luciano de Samosata

Luciano de Samosata, fue un filósofo y escritor griego del siglo dos, quien admite que Jesús fue adorado por cristianos, introduciendo nuevas enseñanzas y que fue crucificado por ellos. Él dijo que las enseñanzas de Jesús incluían la hermandad entre los creyentes, la importancia de la conversión y la importancia de negar a otros dioses. Los cristianos vivían de acuerdo a las leyes de Jesús, creyéndose a sí mismos inmortales y se caracterizaban por despreciar la muerte, la devoción voluntaria y la renuncia a los bienes materiales.

Mara Bar-Serapio.

Hay en el Museo Británico un interesante manuscrito que preserva el texto de una carta escrita a su hijo un tiempo después del año 73 d. C., aun cuando no estamos seguros de cuánto tiempo más tarde. En ella confirma que Jesús demostró ser un hombre sabio y virtuoso, que fue considerado por muchos como el rey de Israel, fue llevado a la muerte por los judíos y siguió viviendo en las enseñanzas de sus seguidores.

Aún Más…

Tenemos también la evidencia del hecho histórico del Credo de Calcedonia en el 451, en donde los líderes de la iglesia se reunieron para redactar un credo que afirmara tanto la completa humanidad como la completa deidad de Jesús. Ambas naturalezas en una misma persona, llamada la Unión Hipostática.

Tenemos además todos los escritos gnósticos (El evangelio de la verdad, El apócrifo de Juan, El evangelio de Tomás, el Tratado de la Resurrección, etc.) – todos ellos mencionan a Jesús.  De hecho, podemos reconstruir el evangelio solo de las primitivas fuentes no cristianas:

Jesús fue llamado el Cristo (Josefo), hizo “maravillas” y guió a Israel a nuevas enseñanzas, y fue colgado en la Pascua por ellos (Talmud de Babilonia) en Judea (Tácito), pero clamó ser Dios y que regresaría (Eliazar), en el cual creían sus seguidores, adorándolo como a Dios (Plinio el Menor).

Como podemos ver, existe una evidencia brumadora de la existencia de Jesucristo, ambas en historia bíblica y secular. Quizás la evidencia más grande de que Jesús existió es el hecho de que literalmente miles de cristianos del primer siglo, incluidos los 12 apóstoles, estuvieron gozosos de ofrendar sus vidas como mártires por Jesucristo. La gente morirá por lo que creen que es verdad, pero ninguno morirá por lo que ellos saben que es una mentira o algo inventado.

Les dejo con la película “Evidencia que Exige un Veredicto”, del famoso libro de Josh McDowell. Véanlo y analicenlo:

Fuentes:

  • www.gotquestions.org
  • www.patheos.com
  • www.carm.org
  • www.thegospelcoallition.org

 

Read the latest car news and check out newest photos, articles, and more from the Car and Driver Blog.

¡LIBRO GRATIS!
Ingresa tu correo electrónico y recibirás un correo con el ebook
Tu correo no se usará para otra cosa que no sea lo que te prometimos. No se venderá tu información a nadie

Commentarios

commentarios